MICH. (Men in Chandal). Hombres de chandal

A Dios gracias no somos un grupo de élite que protege la tierra de los alienígenas como los Men in Black, pero usamos gafas de sol para dar clase.  Aunque  llevemos chándal, no somos adolescentes poligoneros caracterizados por su  altruismo para compartir música de móvil y gritos con la gente que les acompaña en los vagones del metro.

Continúa leyendo MICH. (Men in Chandal). Hombres de chandal

Carta a la pequeña Lucía

Mayo de 2012

 

Querida Lucía. Hace 5 meses que nos llegó la noticia de que venías al mundo. Una semana antes, tu abuelo materno, nos dejó, y como la vida es así de paradójica, su pérdida fue compensada con el anuncio de tu llegada. Según nos han dicho, vas a ser niña. Tus padres ya han elegido nombre. Lo confieso. Me encanta. Quizás porque todas las Lucías que he conocido han sido muy guapas o quizás porque incluso si te llamaran Adolfa me ibas a gustar de todas formas.

Continúa leyendo Carta a la pequeña Lucía

El jardín de la vida

A los pocos días de nacer yo, Mamá desarrolló una gran infección. Semanas más tarde remitió, o al menos eso parecía. Estaba muy asustado porque mamá estaba siempre cansada y pálida. Algo malo la pasaba. No me atrevía a llorar para pedir alimento, pues la sentía tan débil que creía que si me alimentaba moriría. Así que durante mucho tiempo, ella pensó que yo era un bebe muy tranquilo, cuando en realidad estaba aterrado por su salud. Incluso dejé de llorar de noche para que pudiera descansar. Era tan bonita y tan delicada…era mi mamá.

Continúa leyendo El jardín de la vida

El perro Legon y la tristeza

Erase una vez un perro llamado Legón. Era muy alegre y dicharachero. Siempre se acercaba moviendo el rabo a todas las personas y solía líderar la manada allá donde estuviera. Le gustaba juguetear con  niños, y acompañar a los adultos que sentía tristes y solitarios. Era un can sociable muy querido por los humanos. Entre los suyos, despertaba respeto y admiración a partes iguales, sin necesidad de pedigrí o de ganar concursos de Agiliti.

Continúa leyendo El perro Legon y la tristeza

Hermanos de armas y de corazón

Nacieron a los siete meses, formándose en la misma bolsa gestacional. Eran gemelos. Por lo precipitado de su llegada al mundo uno de ellos peso un kilogramo al nacer, mientras que el otro ya estaba desarrollado. Aquel nacimiento marcó la pauta de lo que iba a suceder a lo largo de su historia de vida. Mientras que el mayor creció fuerte y fiero, el pequeño se desarrolló sensible y empático.

Continúa leyendo Hermanos de armas y de corazón