MICH. (Men in Chandal). Hombres de chandal

A Dios gracias no somos un grupo de élite que protege la tierra de los alienígenas como los Men in Black, pero usamos gafas de sol para dar clase.  Aunque  llevemos chándal, no somos adolescentes poligoneros caracterizados por su  altruismo para compartir música de móvil y gritos con la gente que les acompaña en los vagones del metro.

Nuestro carácter es alegre, nuestra ropa de colores vivos y hacemos reír a los alumnos más de una vez. Pero no somos payasos. Tened en cuenta que no llevamos nariz roja ni preguntamos ¡¿como están ustedes?! al llegar a clase.

De hacer tanto deporte estamos en buena forma. No somos metrosexuales vigoréxicos obsesionados por nuestro aspecto y el de los demás. Un Men in Chandal que haya participado en Hombres mujeres y Bicepsversa, queda inmediatamente expulsado de los MICH. Principalmente porque no se pone nuestro uniforme (el chándal) para ir al programa.

Hacemos que nuestros alumnos se esfuercen para mejorar su salud. No somos entrenadores de la antigua URRS ni de la antigua República Democrática Alemana. Cinco minutos de carrera continúa y 40 abdominales dos veces a la semana no dan para conseguir los 5 oros de Jesse Owens en Berlín. Tampoco “tanto” esfuerzo físico provoca lesiones crónicas, infartos, gripes aviares, el ébola o la peste negra.

Nos encanta hablar sobre deportes y entrenamiento. Aunque también tenemos conocimientos sobre otras muchas cosas que suceden en la vida. Si nos preguntas puede sorprendente que sepamos que Belén Esteban se ha separado, o que la prima de riesgo se ha disparado, así como que en Grecia está la cosa complicada ( el país cuna de la Democracia, la gimnástica y los Juegos Olímpicos). También  sabemos que el 15 M es una fecha de reivindicación y protesta, además del día en que Zidane metió su gol antológico en la final de la Champions League del año 2000.

Claro que leemos el marca y el as. Eso no significa que hayamos descuidado lecturas obligadas como las de Mortadelo y Filemón. ¿Son surrealistas?. Leerse un periódico a diario resulta más surrealista.

Los MICH nunca recibiremos el Premio Nobel, el Premio Planeta, ni siquiera el TP de oro. Tampoco nos importa. Nuestro gran premio lo recibimos a diario haciendo que los alumnos se diviertan y aprendan utilizando su cuerpo, algo que les servirá el resto de su vida.

Esperamos que nunca haya examen de selectividad de nuestra asignatura: Educación Física. Aunque también podéis llamarla Gimnasia, Deporte o Movimiento Festivo. Examinar de nuestra asignatura en selectividad sería colocarle el cartel de seria. Y por nada del mundo queremos eso. Ponerle nota, a una asignatura que se basa en aprender a jugar y  disfrutar del movimiento utilizandola para el acceso a la universidad, tiene tanto sentido como vender frigoríficos en el polo norte. Así que desde aquí los MICH damos las gracias a los que suelen ser responsables del Ministerio de Educación, por considerarnos, guías de una asignatura María. ¡¡No saben lo que disfrutamos los hombres en chándal, de enseñar y educar, sin presiones añadidas de pruebas de acceso y de demostraciónes de conocimientos!!.

¡Sí!. Todo esto y algo más es lo que somos y lo que no somos los MICH. Si te encuentras con alguno  sabrás que cerca de nosotros hay un grupo de alumnos esperando para disfrutar, jugar, aprender, ponerse en forma, reír y divertirse. Si esto te molesta o te salen sarpullidos por ello, ponte a cubierto y aléjate rápido. La alegría que generamos es contagiosa. En los tiempos que corren puede ser un arma muy peligrosa, porque es alejarse del sentir general.

Estamos contentos, alegres y felices de serlo. Somos los MICH. ¡¡¿Qué… nos echamos un balón prisionero?!!

Nota final: Si nos encuentras en vaqueros no te preocupes. Podemos cumplir nuestra misión de incognito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *